Pío pío pío

Un domingo de aburrimiento en casa, me puse a darle color a esta casita. La tenía pendiente desde hace tiempo, pero ya en madera era tan mona que me daba miedo cagarla y estropearla, seguro que muchas me entendéis, ¿verdad? PEro me armé de valor y pensé que no podía hacer un estropicio excesivamente grande y me puse manos a la obra. Apliqué alguna técnica que aprendí en Ranger U, me relajé pintando y repintando, y como toque final, puse el tejado con las famosas telas adhesivas

¡Espero que os haya gustado! 

¡Un beso!